Volver

Gaudí decía que el arquitecto es un hombre sintético, capaz de ver las cosas en conjunto antes de que estén hechas. Podríamos quedarnos en la definición de Gaudí para responder la pregunta que hoy nos hacemos, pero contamos  con profesionales como Gerardo Cid y sería delito no presumir de arquitecto.

Hemos mantenido una agradable charla con Gerardo y nos ha explicado algunos detalles por los que un arquitecto resulta imprescindible en un proyecto Wellness.

La tarea que desempeña Gerardo,  uno de los arquitectos con los que contamos en Thomas Wellness Group, es analizar el espacio y las necesidades del proyecto. El objetivo es conseguir armonía entre las áreas que lo conforman, así como los elementos que conviven en ellas. Pero el fin no justifica los medios y por ello, nuestra meta es conseguir esa armonía con una combinación entre lo estético y funcional.

Entramos en la sala destinada a las reuniones y formaciones de equipo. Es un ambiente más tranquilo y pausado. Antes de sentarnos, Gerardo resalta el secreto a voces de Thomas Wellness Group:

Nuestro producto no es solamente material deportivo, sino que está concebido con un equilibrio entre el fin práctico y el carácter estético, de ahí la importancia de la integración con el espacio arquitectónico.

Y es que, por ejemplo, jamás funcionará una clase colectiva si ese área no está adaptada a la afluencia de los usuarios. Si no existe una correcta distribución entre áreas fitness, funcionales o de fuerza, el negocio no estará siendo optimizado en términos monetarios e incluso la experiencia del cliente resultará pésima si el spa está situado en un entorno poco propicio al relax.

Por todo ello, nosotros no solo ofrecemos material y equipamiento deportivo. Ofrecemos servicios que los acompañan para que la inversión realizada sea del todo exitosa. Gracias a los servicios de arquitectura que ofrecemos, múltiples factores que inciden de manera crucial en cualquier proyecto Wellness son tenidos en cuenta. Como resultado, el cliente puede visualizar su proyecto antes de llevarlo a la práctica y además, se optimiza el espacio para conseguir una experiencia del cliente inmejorable y una maximización de la inversión en material realizada.

En consecuencia, el arquitecto de un proyecto Wellness resulta convertirse en la piedra angular sobre la que se construye el resto del proyecto.